La Palabra de Dios nos hace entender que Dios se sienta en medio de la alabanza y adoración de Su Pueblo. Es a esta misión que el coro del El Tabernáculo de la Libertad, “Iglesia de todos los pueblos”, se ataca a sí mismo durante cada día de adoración que el Señor da para entrar en su casa y en su santa presencia. Precedida por oraciones de intercesión a nuestro Dios, esta fase permite a toda la comunidad invitar al reino de Dios a cantar y ponerlo en su lugar como “director divino” en la asamblea y en la comunidad. También prepara y coloca los corazones de los fieles reunidos para recibir mejor la palabra de Dios predicada por el pastor; este alimento espiritual que es en realidad la culminación de un día de adoración.